Ver Viajes del Mundo en un mapa más grande

martes, 7 de abril de 2020

EL SECRETO DEL TIO OSCAR, de Fernando Trujillo Sanz

    Nuria no colaboraba. Tenía la vista perdida en el suelo y el ceño fruncido. A Lucas le pareció que estaba muy concentrada. A Silvia, por otra parte, se la veía inmersa en la duda. El tono de sus palabras delataba que su confianza en su propia teoría empezaba a flaquear. Lucas no la culpó. Quería decirle algo que la animara y le demostrase que él estaba con ella, pero no se le ocurrió nada. Pensó en las letras y en la posible palabra que estuviese formando el coche. No tenía sentido. Después de todo, tal vez el Escarabajo paraba en lugares aleatorios por una causa que desconocían y eran sus ansias de aventura las que les habían llevado a creer en la otra versión de los hechos.

—Se os ve un poco abatidos —dijo Carlos—. ¿Ya os rendís, nenas? ¿Dónde está toda la energía que empleasteis antes para discutir conmigo cuando me negaba a venir? 

—¿Quieres decir que ahora crees en el Escarabajo «escritor»? —preguntó Silvia tímidamente. 

Lucas también quería saber la respuesta a esa pregunta. 

—No lo sé, la verdad —contestó Carlos en tono sincero—. Pero sí creo lo que ha dicho mi hermana. Esto es algo único. Y estoy convencido de que no hay peligro dentro del coche. —Silvia dibujó una sonrisa al escucharle—. Hay algo más. Tu teoría de las letras es impresionante. Estudiando la Ingeniería de Caminos o no, a mí nunca se me habría ocurrido. Tenéis que seguir pensando en ello para dar con la explicación. 

Silvia se sonrojó por las palabras de Carlos. No se las esperaba. 

—Tú también puedes colaborar. 

—¿Yo? —se rió Carlos—. Yo sólo sirvo para jugar a las cartas. Si dependéis de mí para desvelar el misterio, lo lleváis claro. El Escarabajo podría escribir El Quijote entero antes de que yo… 

—¡Lo tengo! —gritó Nuria dando un salto en el asiento—. Dices que ayer se detuvo en las curvas que formaban la ‘S’ en la que acabamos de estar, ¿no es así? —le preguntó a su hermano. Carlos y Lucas asintieron entusiasmados—. Eso significa que la palabra empieza con una ‘S’. 

—Entonces tenemos soyos —dijo Lucas—. Tampoco es que sea muy esclarecedor. 

—Lucas, concéntrate —le pidió Nuria—. Puede que no te guste lo que te voy a decir. —Lucas se preocupó un poco por esa advertencia—. No es una palabra. Son dos. La primera es soy. La segunda empieza por os. Te apuesto lo que quieras a que la siguiente letra es una ‘C’. ¿No lo entendéis? 

—Óscar —dijo Silvia de repente—. Soy Óscar . Tú tío, Lucas. 

Lucas y Carlos se quedaron petrificados. Parecía muy lógico. Tenía que ser eso. Lo cual implicaba…

—No es el coche el que está escribiendo, Lucas —dijo Nuria—. Es tu tío Óscar. Sé que suena imposible pero tú escúchame. Sustituye el mapa de carreteras de Madrid, o de esta parte, por un tablero gigante, y al coche por un vaso. 

Le llevó un tiempo entender lo que Nuria quería decir. Era sencillamente imposible, casi ni se atrevía a pronunciarlo en voz alta. 

—¿O-Ouija? —logró tartamudear Lucas tras unos segundos. 

—Efectivamente —dijo Nuria—. Si no estoy loca, estamos participando en una sesión de espiritismo acojonante.

domingo, 5 de abril de 2020

EL DIA MAS CALIENTE DE LA GUERRA FRÍA. BERLÍN,1961, de Frederick Kempe

EL DIA MAS CALIENTE DE LA GUERRA FRÍA. BERLÍN,1961, de Frederick Kempe


    Desafiando la húmeda noche, numerosos berlineses se reunieron en las calles que desembocaban en Checkpoint Charlie. A la mañana siguiente, los periódicos hablarían de unas quinientas personas, una multitud considerable teniendo en cuenta que podrían haber sido testigos de los primeros disparos de una guerra termonuclear. Tras una escalada de la tensión que se había prolongado durante seis días, los tanques americanos M48 Patton y los tanques soviéticos T-72 se encontraron cara a cara; eran diez por bando, con unas dos docenas más que aguardaban en la reserva, cerca de allí.

    Armada apenas con paraguas y chaquetas con capucha para protegerse de la llovizna, la multitud fue ocupando los mejores puntos estratégicos de la Friedrichstrasse, la Mauerstrasse y la Zimmerstrasse, las tres calles que confluían en el principal paso fronterizo para peatones y vehículos civiles y militares aliados entre el Berlín Este y el Berlín Oeste. Algunos se apostaron en los tejados; otros, entre ellos un gran número de fotógrafos y reporteros, se asomaban por las ventanas de los edificios bajos colindantes, en cuyas fachadas era aún visible el rastro de los bombardeos de la guerra.

    Informando desde el escenario de los hechos con todo el dramatismo de su imponente voz de barítono, el periodista de la NBC Daniel Schorr dijo a sus radioyentes: «La guerra fría ha adquirido una nueva dimensión esta noche, cuando combatientes americanos y rusos se han encarado por primera vez en la historia. Hasta hoy, el conflicto Este-Oeste se había desarrollado a través de terceros, como Alemania y otros países. Pero esta noche los dos superpoderes se han enfrentado cara a cara, cuando un grupo de tanques rusos y otro de tanques estadounidenses Patton situados a menos de cien metros unos de otros se han encañonado mutuamente…».

El día que casi estalla la tercera guerra mundial por culpa de la ...    La situación era tan tensa que cuando un helicóptero americano realizó un vuelo rasante para hacer un reconocimiento del campo de batalla, un policía de la Alemania del Este, presa del pánico, gritó «¡cuerpo a tierra!» y la multitud obediente se tendió boca abajo en el suelo. «Es una escena extraña, casi increíble», afirmó Schorr. «Los soldados estadounidenses están junto a sus tanques, comiendo de una cocina de campaña, mientras los habitantes del Berlín Oeste contemplan boquiabiertos los hechos desde detrás de la zona acordonada y compran bretzels, la escena iluminada por unos focos instalados en el lado Este, mientras los tanques soviéticos permanecen casi invisibles entre las penumbras.»

    Entre la multitud circulaban rumores de que se preparaba una guerra en Berlín. Es geht los um drei Uhr. («Va a empezar a las tres de la madrugada.») Una emisora de radio del Berlín Oeste informó de que el general retirado Lucius Clay, el nuevo representante especial del presidente Kennedy en Berlín, se dirigía con actitud fanfarrona, al estilo de Hollywood, hacia la frontera para ordenar personalmente los primeros disparos. Se propagó también otro rumor según el cual el comandante de la policía militar estadounidense en Checkpoint Charlie había golpeado a su homólogo de la Alemania del Este, y que ambos bandos ardían en deseos de enfrentarse a tiros. Se decía también que varias compañías soviéticas al completo se dirigían ya hacia Berlín para poner fin de una vez por todas a la libertad de la ciudad. Los berlineses, de por sí, tenían tendencia a los cotilleos incluso en el peor de los momentos. La mayoría de los presentes habían vivido una Guerra Mundial (si no dos), por lo que no les costaba nada imaginar que cualquier cosa era posible.
    Clay, que había comandado el puente aéreo que en 1948 había rescatado el Berlín Oeste de un sitio soviético de trescientos días, había desencadenado el actual conflicto hacía una semana por un asunto que la mayoría de sus superiores en Washington no consideraban lo bastante importante como para provocar un enfrentamiento abierto. Vulnerando los acuerdos entre las cuatro potencias que controlaban la ciudad, la policía fronteriza de la Alemania del Este había empezado a pedir la documentación a los civiles aliados que deseaban acceder a la zona soviética de Berlín, cuando, hasta entonces, había bastado con que sus vehículos lucieran la matrícula correspondiente.

Checkpoint Charlie, then and now. | Muro de berlín, Caida del muro ...    Convencido por propia experiencia de que los soviéticos se dedicarían a comerse poco a poco los derechos de los ciudadanos del Oeste como si de salami se tratara a menos que les pararan los pies incluso en los asuntos más triviales, Clay se había negado a ceder y había ordenado que escoltas armados velaran por la libre circulación de los vehículos civiles a través de los pasos fronterizos. Soldados armados con fusiles con bayoneta y respaldados por tanques americanos habían flanqueado los vehículos mientras estos sorteaban los obstáculos de hormigón de los puntos de control, pintados a rayas blancas y rojas.
    En un primer momento, la reacción frontal de Clay dio el resultado esperado y los guardias de frontera de la Alemania del Este se echaron atrás. Sin embargo, Jrushchov ordenó inmediatamente que sus tropas igualaran la potencia de fuego estadounidense tanque a tanque y que se prepararan para una escalada de hostilidades si era necesario. En un curioso intento (que finalmente se reveló como infructuoso) para poder negar los hechos si era necesario, Jrushchov ordenó que se cubrieran los emblemas nacionales de los tanques soviéticos y que sus pilotos vistieran uniformes negros sin insignias.

    Cuando los tanques rusos se dirigieron hacia Checkpoint Charlie esa tarde para detener la operación de Clay, transformaron una disputa fronteriza de baja intensidad con la Alemania del Este en una guerra de nervios entre los dos países más poderosos del mundo. Los comandantes estadounidense y soviético, apostados en sus respectivos centros de operaciones de emergencias, situados en extremos opuestos de Berlín, sopesaban su siguiente movimiento mientras esperaban ansiosos las órdenes del presidente John F. Kennedy y del primer ministro Nikita Jrushchov.
Qué hago yo aquí?: CheckPoint Charlie. "You are leaving the ...
    Mientras los líderes deliberaban, en Washington y en Moscú, la tripulación de los tanques americanos, bajo las órdenes del comandante Thomas Tyree, evaluó nerviosamente las fuerzas de sus oponentes a través de la línea divisoria entre el Este y el Oeste más famosa del mundo. En una dramática operación nocturna, el 13 de agosto de 1961, apenas dos meses y medio antes, tropas y policías de la Alemania del Este, con apoyo soviético, habían desplegado los primeros tramos de alambrada de púas alrededor de los 170 kilómetros de circunferencia del Berlín Oeste, en un intento por contener el éxodo de refugiados que amenazaba la existencia del estado comunista a largo plazo.
Desde entonces, los comunistas habían reforzado la línea fronteriza con bloques de cemento, mortero, trampas antitanque, torres de vigilancia y perros de presa. El corresponsal de la Mutual Broadcasting Network en Berlín, Norman Gelb, describió lo que el mundo empezaba a conocer con el nombre de «el Muro de Berlín» como «el plan de reurbanización más extraordinario e impertinente de todos los tiempos… que serpentea por la ciudad como el telón de fondo de una pesadilla». Periodistas, fotógrafos, líderes políticos, espías, generales y turistas acudieron a Berlín para ver con sus propios ojos cómo lo que Winston Churchill había definido como el «telón de acero» adquiría entidad física.

    Si en algo coincidieron todos fue en que la demostración de fuerza de los tanques ante Checkpoint Charlie no era un ejercicio militar. Aquella mañana, Tyree se aseguró de que sus hombres cargaban los tanques con munición auténtica y de que llevaban las metralletas a media carga. Además, los hombres de Tyree habían montado palas excavadoras en sus tanques. Durante unos ejercicios de entrenamiento para aquel momento concreto, Tyree había preparado a sus hombres para que penetraran en el Berlín Este pacíficamente a través de Checkpoint Charlie (algo que los acuerdos firmados entre las cuatro potencias permitían), para acto seguido derruir el Muro de Berlín a medio construir durante el trayecto de vuelta y retar así a los comunistas a responder.

    Para calentarse y para calmar sus nervios, los conductores de los tanques americanos dieron gas a fondo con los motores en punto muerto, generando así un estruendo aterrador. Sin embargo, el pequeño contingente aliado de 12 000 soldados, de los que tan sólo 6500 eran americanos, no tendrían ninguna posibilidad de victoria en un enfrentamiento convencional contra los aproximadamente 350 000 soldados soviéticos que había apostados en las inmediaciones de Berlín. Los hombres de Tyree sabían que estaban a un paso de una guerra global, que podía transformarse fácilmente en guerra nuclear en menos tiempo del que se tarda en decir auf Wiedersehen.
El corresponsal de la agencia Reuters Adam Kellett-Long, que acudió precipitadamente a Checkpoint Charlie para ofrecer una primera crónica del conflicto, se alarmó al fijarse en el ansioso soldado afro-americano que estaba a cargo de la metralleta que había montada encima de uno de los tanques estadounidenses. «Como a este chico le tiemble un poco más el pulso, se le va a disparar el arma y desencadenará la Tercera Guerra Mundial», se dijo Kellett-Long.

    Alrededor de la medianoche en Berlín (o sobre las 18.00 en Washington), los asesores de seguridad de Kennedy celebraban una reunión de urgencia en la Sala del Gabinete de la Casa Blanca. El presidente estaba cada vez más nervioso y temía que la situación pudiera escapárseles de las manos. Esa misma semana, los responsables de estrategia militar de su gobierno habían terminado de elaborar un detallado plan de contingencia que, en caso necesario, preveía un primer ataque nuclear contra la Unión Soviética que habría dejado a su adversario devastado e incapaz de responder militarmente. El presidente aún no había aprobado el plan y había acribillado a sus expertos con preguntas escépticas. Sin embargo, aquel escenario catastrófico ensombrecía el humor del presidente cuando se sentó a la mesa de reuniones junto al asesor de seguridad nacional McGeorge Bundy, el secretario de estado Dean Rusk, el secretario de defensa Robert McNamara, el jefe del Mando Conjunto del Estado Mayor, el general Lyman Lemnitzer, y otros funcionarios de alto rango de su gobierno.
The controversial plan to redevelop Checkpoint Charlie | Cities ...    Desde la reunión, y a través de una línea segura, llamaron al general Clay a su sala de mapas en el Berlín Oeste. A Clay le habían dicho que Bundy estaba al teléfono y que deseaba hablar con él, por lo que se sorprendió al oír la voz del mismísimo Kennedy.

    «Hola, señor presidente», dijo Clay en voz alta, lo que acalló de golpe el zumbido que hasta entonces se oía tras él, en el centro de mando.

    «¿Cómo va todo por ahí?», preguntó Kennedy en una voz que pretendía pasar por tranquila y relajada.

    Clay le dijo que estaba todo bajo control. «Tenemos diez tanques en Checkpoint Charlie», explicó. «Los rusos también tienen diez tanques, o sea que estamos empatados.»

    Entonces un asesor le pasó una nota.

    «Señor presidente, debo modificar esas cantidades. Me acaban de comunicar que los rusos tienen veinte tanques más de camino, lo que iguala el número exacto de tanques de los que disponemos en Berlín. Así pues, mandaremos los veinte tanques que nos quedan. No se preocupe, señor presidente. Han igualado nuestros dispositivos tanque a tanque, eso es otra demostración de que no tienen intención de hacer nada», dijo.

    El presidente hizo sus cálculos. Si lo soviéticos mandaban aún más efectivos, Clay no dispondría de fuerzas convencionales para responder. Kennedy examinó los rostros de preocupación de los presentes en la sala. Entonces puso los pies encima de la mesa, intentando mandar un mensaje de serenidad a aquellos hombres que temían que el asunto pudiera estar saliéndose de madre.

    «De acuerdo, no pasa nada», le dijo el presidente a Clay. «No pierdan los nervios.»

    «Señor presidente», respondió Clay con su franqueza habitual, «no son nuestros nervios lo que nos preocupa, sino los suyos, ahí en Washington.»

EMILY DICKINSON

EMILY DICKINSON

"A todos se debe la mañana,
a algunos la noche.
Sólo a unos pocos elegidos,
la luz de la aurora."

sábado, 4 de abril de 2020

EL APRENDIZAJE DE MIKE TYSON. TODA LA VERDAD, de Mike Tyson

EL APRENDIZAJE DE MIKE TYSON. TODA LA VERDAD, de Mike Tyson

Mike Tyson admite que se drogaba en peleas y que usaba un pene ...    "«El boxeo es un espectáculo de manera que, para tener éxito, un luchador no sólo debe vencer, sino hacerlo de un modo excitante. Debe soltar puñetazos que lleven malas intenciones», nos decía siempre. Quería que realizara contragolpes agresivos, obligando a mis rivales a golpear o a correr. Cus intentaba en todo momento manipular al oponente sobre el cuadrilátero. Si no cesabas de eludir sus golpes, acababan frustrados y perdían confianza. Entonces estaban hundidos. Esquiva el golpe y contraataca. Muévete y atiza al mismo tiempo. Fuerza la situación. Era de la opinión de que los golpes cortos podían ser más duros que los largos. Era de la opinión de que golpear fuerte no tenía nada de físico, sino que era completamente emocional. Emociones controladas.
(.. )
"A quien Cus adoraba más era a Henry Armstrong. Atacaba sin parar a sus oponentes hasta agotarlos. —Ataque continuo, sin descansos —me contó Cus—. Defenderse bien a base de mover la cabeza, eso es lo que haría Armstrong. Hacer añicos la fuerza de voluntad del rival, destruirlo anímicamente; que descubra que las causas que le mueven son mentira."

EL OBJETIVO DE LOS MUSEOS. EL ARTE COMO TERAPIA, de Alain de Botton y Jhon Armstrong

EL OBJETIVO DE LOS MUSEOS. EL ARTE COMO TERAPIA,  de Alain de Botton y Jhon Armstrong 

    "El objetivo de los museos no debería ser amar el arte, sino servirnos de inspiración para, mediante la apreciación de sus obras, amar lo que los artistas han amado: una diferencia menor, pero crucial. "

miércoles, 1 de abril de 2020

IDENTIDAD NACIONAL ARTISTICA. EL ARTE COMO TERAPIA, de Alain de Botton y John Armstrong

IDENTIDAD NACIONAL ARTISTICA. EL ARTE COMO TERAPIA, de Alain de Botton y John Armstrong

Tetera Porcelana Inglesa Antigua - Sadler & Sons (1 Lt ...    "En 1995 Nikolaus Pevsner se propuso descubrir donde localizar la identidad nacional de Inglaterra en el arte de su pasado. Lo revolucionario fue lo que encontró. A diferencia de otros historiadores, no o localizó en los monumentos , los grandes edificios gubernamentales o los monumentos conmemorativos de guerras de siglos pasados. Encontró lo inglés del arte ingles -y de la identidad inglesa-  en las soperas, sillas, estanterias de libros y picaportes de la nacion."

lunes, 30 de marzo de 2020

WINSTON CHURCHILL

WINSTON CHURCHILL

“La cometa se eleva más alto en contra del viento, no a su favor”,
En un papagayo navega mi niño — Steemit

LOS EXPERIMENTOS DE MENGELE EN AUSCHWITZ. INFANCIA EN TRAJE DE RAYAS, de Bogdan Bartnikowski

LOS EXPERIMENTOS DE MENGELE EN AUSCHWITZ. INFANCIA EN TRAJE DE RAYAS, de Bogdan Bartnikowski

-No sabes nada... ¿has escuchado que aquí hay un doctor de las SS que se llama Mengele?

Auschwitz, 75 aniversario: el doctor Mengele y sus 10 experimentos ...-Mengele... .encogí los hombros- ¿Es uno de esos que vienen a las selecciones?

-Exacto. Mengele ha hecho alguno de sus experimentos con Henio. Me lo ha dicho un prisionero del hospital. Ha preguntado por Henio. Escucha, ¡pero ni una palabra a nadie! Henio ha desaparecido del hospital, ha muerto. De otro modo ya estaría ahí... -, dijo señalando con la cabeza en dirección al crematorio.

-¿Y qué le ha hecho Mengele a Henio?
Josef Mengele: El más cruel y despiadado criminal de guerra Nazi ...
-Le quería cambiar el color de los ojos.

-¿Y para qué? ¿Y lo ha conseguido?
-No. Ese prisionero del hospital me ha dicho que probó con un ojo, pero que la infección se le paso al otro ¡y acabó fatal! Si nadie se ocupa de Henio, si lo descubren aquí, con nosotros... -el delegado agitó la mano- será su fin. Se irá a la cámara de gas.

-¿Henio a la camara de gas? ¡¡¡No!!!

-¡Silencio! Aunque.... si se tiene que quedar ciego para toda la vida, quien sabe si no será mejor...

-Pero si es tan silencioso, tan obediente...

-En el hospital le mandaron que fuera silencioso. Maldita sea, nadie se lo creería. Cuando ese canalla va al barraron infantil lo hace solo para escoger a un nuevo grupo de conejillos. Mata a esos niños, los ciega, y ellos vuelan a sus brazos como si fuese su padre... Que tendrá ese canalla que los niños lo adoran, hijo de su madre...

Las últimas horas del monstruo nazi | Internacional | EL PAÍS
Megele, a la izquierda
-Señor delegado, protejamos a Henio.
-Y yo que puedo hacer, muchacho, nada...

-Escondamoslo en alguna parte... - supliqué.

    El encargado sonrió con tristeza.

-Qué más me gustaría. Hablaré a ver qué se puede hacer, aunque lo dudo. Ese Mengele recuerda a sus conejillos, los recuerda bien. En principio Henio ha muerto, pero... venga, vuelve con él.
La Casa de Cultura de Arriondas dedica una exposición y una ...
    Me encaramé a la litera, me senté sobre las tablas y miré los labios ligeramente temblorosos de Henio. Estiró tímidamente la mano y me toco delicadamente con los dedos.

-Eres tú-, se alegró.

-Sí-, respondí-. No tengas miedo, estoy aquí, no me voy."

jueves, 26 de marzo de 2020

RAINER MARIA RILKE



“Deja que todo te pase, la belleza y el terror, solo sigue andando, ningún sentimiento es definitivo”.

LA PRESENCIA DE NAZIS EN LOS ORIGENES DE LA ALEMANIA ACTUAL. FRANQUISMO S.A., de Antonio Maestre

LA PRESENCIA DE NAZIS EN LOS ORIGENES DE LA ALEMANIA ACTUAL. FRANQUISMO S.A., de Antonio Maestre 

    La presencia de jerarcas nazis como Hans Globke en el gobierno de la Alemania Occidental de Konrad Adenauer no fue una excepción. El canciller alemán situó al frente del Bundesnachrichtendienst (BND), los servicios secretos de Alemania Occidental, a Reinhard Gehlen (1902-1979), un alto cargo de la Wehrmacht en el Frente del Este durante la guerra contra la URSS ascendido al alto mando de la contrainteligencia. Fueron sus conocimientos al respecto los que le valieron un puesto de preeminencia para los EEUU, ya que logró ocultar los archivos de la Fremde Heere Ost (FHO) para ponerlos a disposición de la inteligencia militar y así evitar la cárcel. Tras lograr un acuerdo con los EEUU, Reinhard Gehlen salió de prisión y a través de la «Organización Gehlen» formó un equipo mercenario de inteligencia anticomunista que estuvo dando apoyo a la Bund Deutscher Jugend (BDJ), una estructura paramilitar formada por miembros de la Wehrmacht o las SS construida para luchar contra el comunismo y que contó con elementos del nazismo tan relevantes como Klaus Barbie. Sus actuaciones tras la Segunda Guerra Mundial en contra del comunismo llamaron la atención de Konrad Adenauer, que en 1956 transformó esa red de mercenarios en el Bundesnachrichtendienst, poniendo a Reinhard Gehlen a dirigirlo y conformando así el que es, a día hoy, el Servicio Federal de Inteligencia de Alemania.
Resultado de imagen de PRESENCIA DE NAZIS EN LOS ORIGENES DE LA ALEMANIA ACTUAL    La decisión de la administración Adenauer de situar a antiguos nazis al frente de los órganos más relevantes de la inteligencia de la Alemania Occidental tuvo implicaciones directas en el apoyo y la protección dados a la multitud de miembros del nazismo implicados directamente en el Holocausto huidos por todo el mundo. Las investigaciones de Bodo Hechelhammer, historiador alemán al mando del grupo de investigación y trabajo «Historia del BND», dedicado a estudiar los orígenes del servicio alemán de inteligencia, sacaron a la luz cómo el gobierno de Konrad Adenauer tuvo a sueldo a Walter Rauff, inventor de las cámaras de gas. Entre los años 1958 y 1962 cobró más de 70.000 marcos del Estado alemán y dietas por viajes de trabajo al servicio del BND.

    El historiador Klaus-Dietmar Henke identificó cómo el BND eliminó archivos que mostraban la relación del servicio de inteligencia alemán con al menos 250 miembros del régimen nazi. En el año 2010 el diario Der Spiegel afirmó que por lo menos un 10 por 100 de los agentes del BND tenían vínculos con el nazismo. Entre los nombres que aportó destacaban dos, los de Johannes Clemens y Georg Wilimzig. Clemens fue miembro del Sicherheitsdienst des Reichsführers-SS (SD) y uno de los responsables directos de la matanza de las Fosas Ardeatinas, un fusilamiento masivo de 335 civiles en Roma en represalia por una acción partisana contra un batallón nazi. Por su parte, Georg Wilimzig fue miembro de la Gestapo y del Einsatzgruppen IV (escuadrones de la muerte) destinado en Polonia durante su invasión.

    Todas estas relaciones de miembros del nazismo con las estructuras de la Alemania Occidental, que acabaron conformando las estructuras mismas de la Alemania que hoy conocemos, aconsejan tomar distancia al considerar el caso alemán como un ejemplo a seguir

miércoles, 25 de marzo de 2020

MILITARISMO CONTRA PACIFISMO ALEMÁN. EL MURO DE BERLÍN, de Frederick Taylor

MILITARISMO CONTRA PACIFISMO ALEMÁN.  EL MURO DE BERLÍN, de Frederick Taylor 

Resultado de imagen de August Bebel    Cuando el Reichstag se reunió después de las elecciones de 1912, el veterano líder del SPD, August Bebel —que se había enfrentado a Bismarck durante el periodo de ilegalidad y a lo largo de treinta años se había sentado en un Parlamento donde los dirigentes «patriotas» le insultaban y humillaban todos los días— pronunció un discurso terriblemente profético sobre la peligrosa situación internacional:

    Será una catástrofe […] Entre 16 y 18 millones de hombres, la flor y nata de diferentes países, marcharán unos contra otros, equipados con armas letales. Pero estoy convencido de que a esta gran marcha le seguirá un gran colapso (en este instante, muchos de los miembros de la Cámara empezaron a reír)… Muy bien, ya se han burlado de esto con anterioridad, pero es lo que va a ocurrir. […] ¿Cuál será el resultado? Después de la guerra sufriremos una quiebra general, una gran miseria, desempleo y hambre generalizados.

    Las actas informan de que sus palabras quedaron sofocadas por sonoras risas burlonas. Un diputado de la derecha le gritó: «¡Señor Bebel, las cosas siempre han mejorado después de una guerra!».
CUANDO ESCUCHO LA PALABRA CULTURA... LA CRUZADA DE HIMMLER, de Christopher Hale

Resultado de imagen de Hanns Johst    "...Hans Johst, celebre por la frase que se suele atribuir a Herman Goering: "Cuando escucho la palabra cultura, le quito el seguro a mi Browning". 

martes, 24 de marzo de 2020

EL MATARIFE, de Isaac B Singer

EL MATARIFE, de Isaac B Singer

Resultado de imagen de los rabinos en la europa del este    Desde que Yoine Meir empezó a ejercer de matarife, sus pensamientos se obsesionaban con las criaturas vivientes. Se debatía entre toda clase de preguntas: ¿De dónde venían las moscas? ¿Nacieron en el útero de sus madres o fueron incubadas en huevos? Si todas las moscas morían en invierno, ¿de dónde procedían las nuevas en verano? Y la lechuza que anidaba bajo el tejado de la sinagoga, ¿qué hacía cuando llegaban las heladas? ¿Se quedaba allí? ¿Volaba a tierras más cálidas? ¿Y cómo se puede vivir bajo el frío cortante cuando apenas es posible mantener el calor incluso bajo un edredón?
     Se despertó en él un insólito amor por todo lo que se arrastra y vuela, lo que tras ser engendrado se multiplica en enjambres. Incluso los ratones, ¿acaso eran culpables de serlo? ¿Qué daño hace un ratón? No ambiciona más que una miga de pan o un trocito de queso. Entonces, ¿por qué el gato le demuestra tanta hostilidad? 

    Yoine Meir mecía su cuerpo en la oscuridad. Posiblemente el rabino tuviera razón. El hombre no puede ni debe sentir más compasión que el Señor del mundo. Él, sin embargo, Yoine, enfermaba de compasión. ¿Cómo podía uno rezar por seguir vivo el año siguiente o por merecer un decreto divino favorable, mientras se les robaba a otros el aliento de la vida?

LA FALSA CULTURA DEL ESFUERZO DE MERCADONA. FRANQUISMO S.A, de Antonio Maestre

LA FALSA CULTURA DEL ESFUERZO DE MERCADONA. FRANQUISMO S.A, de Antonio Maestre 

    Es difícil encontrar una gran empresa que no se haya conformado con favores o malas artes durante el franquismo, en el más benévolo de los casos, y que ahora no aluda a la cultura del esfuerzo como un mantra sobre el que vehicular su imagen corporativa. La Fundación Trinidad Alfonso es una organización sin ánimo de lucro, presidida por Juan Roig (Mercadona), que nace en 2012 con el objetivo de implantar la cultura del esfuerzo en la sociedad valenciana. El método de Roig siempre ha quedado claro: «Los españoles deberían cambiar su cultura del esfuerzo y trabajar como los chinos para aumentar la productividad».
Resultado de imagen de mercadona    Francisco Roig Ballester (1912-2003) amasó ya en 1979 una fortuna de 2.400 millones de pesetas. El nombre nos sonará porque es el padre de Juan Roig, dueño de Mercadona y heredero del imperio que le legó su padre. La empresa se fundó en 1977, pero las grandes relaciones con altos jerarcas del régimen, que muy probablemente ayudaron a consolidar su posición, vienen de lejos. Como ejemplo de esta buena relación sirva la boda de Francisco Roig Alfonso, hermano mayor de Juan, que invitó a su boda en 1962 a Bernardo de Lassala, gobernador civil y presidente de la diputación de Valencia, a Adolfo Rincón de Arellano, alcalde de Valencia, y a Joaquín Hernández, delegado provincial de los sindicatos verticales de Valencia. La cercanía de la familia Roig con las altas esferas continuó en la Transición; en el año 1979 la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) denunciaba que el Ministerio de Agricultura, entonces dirigido por Fernando Abril Martorell, beneficiaba a Cárnicas Roig en detrimento de otras empresas al no abrir las exportaciones de carne a otros beneficiarios, ya que la empresa de los Roig se quedaba con el 80 por 100 de la exportación mediante un sistema de favores.

    Tampoco le hicieron ascos a la dictadura de Teodoro Obiang. Cuando la empresa familiar en España empezó a hacer aguas en 1980, buscaron acomodo en otro contexto igual de propicio que el de Franco. Los Roig fueron una de las familias implicadas en el desfalco al Guinextebanc, un banco guineano que fue expoliado concediendo créditos a empresas inexistentes o con una labor prácticamente testimonial en el país africano. Sirva como ejemplo el préstamo regalo a Constanza Manque, esposa de Obiang, para importar maquinaria por valor de veinte millones de francos para un salón de belleza. Francisco Roig participó de esta trama a través de su empresa Suguisa, que acaparaba el 21 por 100 de la cartera de riesgo del banco guineano con 696 millones de pesetas en préstamos para un supermercado en Malabo y otro en Bata sin apenas movimientos ni clientes

lunes, 23 de marzo de 2020

MERCEDES SOSA

CANTADA POR MERCEDES SOSA: SI SE CALLA EL CANTOR

Txistulari en Santiago de Chile
Si se calla el cantor calla la vida
porque la vida misma es todo un canto.
Si se calla el cantor muere de espanto
la esperanza, la luz y la alegría.

Si se calla el cantor se quedan solos
los humildes gorriones de los diarios.
Los obreros del puerto se persignan,
quien habrá de luchar por sus salarios.

Qué ha de ser de la vida si el que canta,
no levanta su voz en las tribunas,
por el que sufre, por el que no hay ninguna razón
que lo condene a andar sin manta.

Si se calla el cantor muere la rosa,
de qué sirve la rosa sin el canto.
Debe el canto ser luz sobre los campos,
iluminando siempre a los de abajo.

Que no calle el cantor porque el silencio,
cobarde apaña la maldad que oprime.
No saben los cantores de agachadas,
no callarán jamás de frente al crimen.

Que se levanten todas las banderas,
cuando el cantor se plante con su grito,
que mil guitarras desangren en la noche,
una inmortal canción al infinito.

Si se calla el cantor... calla la vida.

viernes, 20 de marzo de 2020

LA VERGÜENZA DE LA CLASE ALTA. FRANQUISMO S.A, de Antonio Maestre

LA VERGÜENZA DE LA CLASE ALTA. FRANQUISMO S.A, de Antonio Maestre 

Resultado de imagen de Gilbert Keith Chesterton    Gilbert Keith Chesterton escribía con mordaz acierto un relato sobre los escritores de clase alta que iban de turistas a los barrios de clase obrera e intentaban reflejar con su mirada torva la realidad de una clase que desconocían. El escritor inglés dudaba de la capacidad de estos novelistas de clase alta para expresar con precisión a las clases bajas, pero los consideraba muy útiles para reflejar lo que ellos mismos eran: «Esos libros no son una investigación sobre la psicología de la pobreza. Son una investigación sobre la psicología de la riqueza cuando entra en contacto con la pobreza. No son una descripción de los estados de los barrios bajos, solo una oscura y terrible descripción de quienes van a visitarlos».

    A veces no se es consciente de lo mucho que enseñas de ti cuando cuentas lo que miras. De forma inconsciente.

NADA, LA DE CARMEN LAFORET Y LA DE ESPAÑA. EL FIN DE LA ESPERANZA, de Juan Hermanos

NADA, LA DE CARMEN LAFORET Y LA DE ESPAÑA. EL FIN DE LA ESPERANZA, de Juan Hermanos 

Resultado de imagen de españa 1940    "...El país entraba en una fase de pasividad que ha sido muy bien descrita en la famosa novela Nada, de Carmen Laforet, publicada más tarde. Nada…, el título es revelador. Vivíamos una época huera. Muchos jóvenes intelectuales volvían la espalda a los problemas de actualidad y trataban de olvidarlos con una frivolidad rebuscada. La mayor parte, sin darse acaso cuenta de las causas de su inquietud, vivían envueltos en extraño malestar. Toda la novela Nada baña en ese carácter confuso a gentes que comienzan a resignarse y que, como los bravos rusos de Dostolevski, no se atreven a tomar partido contra el opresor, pero se consideran humillados, vejados. Los intelectuales más inteligentes, como la autora de Nada, que se pinta en primer plano, o algunos de sus personajes, se refugian en una excitación mórbida, malsana. No sólo por azar han sido señaladas las coincidencias de esta novela con la literatura rusa anterior a la revolución. La única influencia es la del medio, pero coincide perfectamente con aquel en que se debatía Dostoievski. Una sorda angustia vibra en el aire y guarda todavía, como un cielo tormentoso, los ecos de las ejecuciones.
    Esa Nada, esa psicosis de la nada, del abandono, esa alucinación colectiva que los intelectuales muertos de hambre sacaban de sus sufrimientos, he ahí el verdadero carácter de la vida en España bajo el fascismo. Pero esto no lo veían los extranjeros. Les enseñaban el único Instituto de segunda enseñanza decente de Madrid y se extasiaban. Creían que los demás eran parecidos, pero no había otros. Exportábamos todo lo que podíamos para atraernos la benevolencia del Bloque Occidental, pero en el país no quedaba nada para que comieran aquellos que no podían pagar los precios del mercado negro. El almuerzo de un albañil consistía ordinariamente en una sopa de garbanzos. Un joven fascista a quien le hice observar ese hecho, respondió: «No importa, son animales». Nada en el espíritu y nada en el plato, tal es la situación de la España de Franco."

jueves, 19 de marzo de 2020

CAMPO DE LOS ALMENDROS, de Max Aub

CAMPO DE LOS ALMENDROS, de Max Aub 

Resultado de imagen de soldados españoles republicanos perdedores fotos    Estos que ves ahora deshechos, maltrechos, furiosos, aplanados, sin afeitar, sin lavar, cochinos, sucios, cansados, mordiéndose, hechos un asco, destrozados, son, sin embargo, no lo olvides, hijo, no lo olvides nunca pase lo que pase, son lo mejor de España, los únicos que, de verdad, se han alzado, sin nada, con sus manos, contra el fascismo, contra los militares, contra los poderosos, por la sola justicia; cada uno a su modo, a su manera, como han podido, sin que les importara su comodidad, su familia, su dinero. Estos que ves, españoles rotos, derrotados, hacinados, heridos, soñolientos, medio muertos, esperanzados todavía en escapar, son, no lo olvides, lo mejor del mundo. No es hermoso. Pero es lo mejor del mundo. No lo olvides nunca, hijo, no lo olvides.

martes, 17 de marzo de 2020

LOS OBREROS EN TIEMPOS DE FRANCO. FRANQUISMO S.A, de Antonio Maestre

LOS OBREROS EN TIEMPOS DE FRANCO. FRANQUISMO S.A, de Antonio Maestre

La imposibilidad de sus trabajadores de sindicarse, y unos tribunales que veían cualquier reivindicación laboral como sospechosa de comunismo y desafección al régimen, permitían a las empresas, entre las que se encontraba la de los Entrecanales, abusar de manera sistemática de los empleados. Para mostrar cómo la estructura orgánica de la dictadura permitía la sistematización de los abusos laborales, sirva el conflicto abierto que los trabajadores de Sevilla tuvieron con Entrecanales y Távora a finales del año 1969.
(...)
Resultado de imagen de LOS OBREROS EN los 50 españa
En octubre de 1969 la empresa de José Entrecanales Ibarra despidió a ciento nueve trabajadores que construían canalizaciones para una obra en la Costa del Sol argumentando que la finalización del trabajo conllevaba el final del contrato. Los trabajadores, que tenían contrato fijo, decidieron protestar y encerrarse, junto a sus hijos y familiares, en la parroquia del Sagrario de la catedral de Sevilla con el completo apoyo del párroco, José Ruiz Montero, que en todo momento se puso de lado de los obreros haciendo averiguaciones para ver si se podría solucionar a su favor el conflicto. El día 16 de octubre de 1969 la Magistratura de Trabajo n.o 1, en una resolución poco común, dio la razón a los trabajadores y obligó a la empresa Entrecanales y Távora a readmitir a los obreros y pagarles los salarios pendientes. El conocimiento del fallo llevó al propio párroco a lanzar gritos de «¡¡Viva la Justicia!! ¡¡Viva la clase obrera!! y ¡¡Viva Sevilla!!». Sin embargo, la alegría fue efímera. Las gestiones de José Entrecanales con las autoridades propiciaron que el fallo fuera revocado en otra sentencia por Justo Pastor Asensio, quien era jefe sindical del Movimiento, pero también magistrado, y con causas pendientes contra los rojos. Un nuevo encierro de trabajadores en la factoría de Punta Verde en Sevilla protestando por la decisión fue disuelto por la Policía Armada. Los ciento nueve trabajadores fueron despedidos, y posteriormente otros treinta que se habían solidarizado con sus compañeros.

sábado, 14 de marzo de 2020

SHISHA PANGMA, de Alex MacIntyre

SHISHA PANGMA, de Alex MacIntyre

"...la cumbre era la ambición, pero el estilo era la obsesión..."Resultado de imagen de SHISHA PANGMA, de Alex MacIntyre

LA PRESA HUNGARA. VIDA DE ESTE CAPITAN, de Alonso de Contreras

LA PRESA HUNGARA. VIDA DE ESTE CAPITAN, de Alonso de Contreras 

Resultado de imagen de ALONSO DE CONTRERAS, Vida de este capitan
    "...Aguardamos la noche y a la media en punto desembarcamos con diez hombres y el piloto, y se fue como a su casa y llamó y habló de parte de Solimán, como que venía de Jío, y abrieron. Entramos dentro y sin ninguna resistencia cogimos la turca renegada, húngara de nación, la más hermosa que vi. Cogimos dos putillos y un renegado y dos cristianos esclavos, de nación corso el uno y el otro albanés. Cogimos la cama y ropa sin haber quien nos dijese nada. Embarcámonos y caminamos a más no poder hasta salir del Archipiélago, que Dios nos dio buen tiempo. La húngara no era mujer, sino amiga; regaléla con extremo, que lo merecía. Aunque en rebeldía, supe que Solimán de Catania había jurado que me había de buscar y, en cogiéndome, había de hacer a seis negros que se holgasen con mis asentaderas, pareciéndole que yo me había amancebado con su amiga, y luego me había de empalar. No tuvo tanta dicha en cogerme, aunque me hizo retratar y poner en diferentes partes de Levante y Berbería, para que si me cogiesen le avisasen estos retratos. Supe los habían llevado de Malta cuando llevaron la húngara y los putillos rescatados, que fue el segundo año, siendo proveído por rey de Argel..."

miércoles, 11 de marzo de 2020

ABUELO Y NIETO, de Isaac B. Singer

ABUELO Y NIETO, de Isaac B. Singer 

—Abuelo, ¿está usted rezando?
Reb Mordejái Meir no estaba seguro de si le estaba permitido interrumpir sus plegarias. Tras alguna vacilación, dijo:
—Estoy rezando las oraciones de medianoche.
—¿Qué clase de oraciones son? 
—Un judío no debe olvidar nunca la destrucción del Templo. 
—¿Y qué intenta conseguir con eso? —preguntó Fulie. 
Pese a que reb Mordejái Meir comprendía cada una de sus palabras por separado, no captaba su sentido. Quería preguntar a Fulie dónde estaba su tsitsit, pero se dio cuenta de que la pregunta carecía de sentido. Tras pensarlo un momento, respondió: 
—Uno debe rezar. Con la ayuda de Dios, el Mesías vendrá y el exilio finalizará. 
—Si no ha venido todavía —preguntó Fulie—, ¿por qué iba a venir ahora? 
—El Mesías quiere venir a los judíos más de lo que los judíos quieren que él venga, pero la generación debe merecerlo. Los cielos envían muchas bendiciones, pero nosotros bloqueamos los cauces de la misericordia con nuestras iniquidades. 
—Abuelo, debo hablar con usted. 
—¿De qué quieres hablar? Uno no está autorizado a interrumpir las oraciones de la medianoche. 
Resultado de imagen de judios askenazis—Abuelo, el mundo no llegará a nada mediante esas oraciones. Las personas han rezado durante casi dos mil años y el Mesías aún no ha venido aquí sobre su burro blanco. Se trata de una batalla, abuelo, una amarga guerra entre los explotadores y los explotados. ¿Quién incitó a los campesinos a realizar pogromos contra los judíos? Las Centurias Negras, los reaccionarios. Si los trabajadores no presentan resistencia, nos esclavizarán aún más. Abuelo, mañana habrá una gran manifestación y yo dirigiré la palabra. Si algo me sucediera, quiero que entregue este sobre a una muchacha que se llama Nejama Katz. 
Por primera vez, reb Mordejái Meir se percató de que el muchacho llevaba en la mano un sobre voluminoso. 
—Yo no conozco a ninguna muchacha —dijo—. Soy un anciano. ¿Por qué te mezclas con amotinados? Te pueden detener, Dios no lo quiera, y traerás sufrimiento a todos nosotros. El zar tiene muchos cosacos y es mucho más fuerte que tú. Ya que no crees en el alma ni en el más allá, ¿por qué te pones en peligro? 
—Abuelo, no quiero comenzar toda la discusión de nuevo. Europa entera es libre y aquí el zar es un tirano. No tenemos parlamento. Lo que se proponen él y sus sátrapas, lo llevan a cabo. La guerra contra Japón costó millones. Miles de soldados murieron. En Occidente se preocupan por la higiene de los trabajadores, mientras que aquí un obrero es menos que un perro. Si no conseguimos tener una constitución, toda Rusia se hundirá en sangre. 
Reb Mordejái Meir dejó su libro de oraciones. 
—¿Tú eres un trabajador? 
—Lo que yo soy no importa, abuelo. Estamos luchando por algo, por un ideal. Aquí está el sobre. Guárdelo en el cajón. Tal vez yo vuelva mañana. Si no, una muchacha llamada Nejama Katz vendrá. Déselo a ella. 
—No corras, no tengas prisa. Él que mora arriba, gobierna el mundo. Él decide que haya gente rica y gente pobre. Si no hubiera personas pobres, nadie desearía hacer los trabajos comunes. El uno es comerciante y el otro deshollinador de chimeneas. Si todos fuéramos tenderos, ¿quién limpiaría las chimeneas? 
—Estamos luchando para dar a los deshollinadores los mismos derechos y los mismos medios que a los comerciantes. Los comerciantes no son indispensables. En un mundo socialista, la producción será distribuida de acuerdo con las necesidades. No permitiremos que un intermediario se lleve la crema para él. 
—¿Cómo? Nosotros los judíos no debemos interponernos. Quienquiera que sea el que gobierne, perseguirá a los judíos. 
—El antisemitismo fue creado por los capitalistas para desviar la ira de las masas contra el régimen. Los sionistas quieren correr a Palestina, a la tumba de la madre Raquel. Pero eso no es más que fantasía. Nosotros los judíos tenemos que luchar al lado de los demás pueblos oprimidos por un mañana mejor. 
—Vale, vale, dame el sobre. Déjame en paz. «Si el Eterno no edifica la casa, trabajan en vano quienes la construyen». Está escrito: «Nadie será castigado sin ser antes advertido» y la Guemará dice: «Si entras en una tienda de especias olerás bien, y si entras en una curtiduría la peste se te adhiere». 
—Abuelo, ¿qué llama usted una peste, la lucha de las personas por sus derechos? ¿Está del lado de los explotadores? 
—Dame el sobre. 
—Buenas noches, abuelo. Nunca llegaremos a comprendernos.

martes, 10 de marzo de 2020

LA NIÑA ALEMANA, de Armando Lucas Correa

    "Tampoco iba a abandonar a Louis en manos de aquellos padres convencidos de estar inventando un nuevo sistema social, que en realidad no era más que un juego del absurdo, un «quítate tú pa’ ponerme yo», como rezaba un dicho popular. Le arrebataban el poder al rico y se lo entregaban al pobre, que pasaba entonces a ser rico, ocupaba casas y propiedades y se sentía invulnerable. El círculo vicioso recomenzaba: siempre quedaba alguien abajo, aplastado."
Resultado de imagen de revolucion en cuba

lunes, 9 de marzo de 2020

LA REVOLUCION. LA NIÑA ALEMANA, de Armando Lucas Correa

    En su habitual tono apasionado, Gustavo me hablaba de derechos sociales, de tiranos, de gobiernos corruptos. Yo lo escuchaba pensando ¿qué sabrás tú de tiranías?, pero mi hermano había nacido con la necesidad de enfrentarse al poder y cambiar el orden establecido. Su pasión por su propio discurso, su gesticulación agresiva, la intensidad y el volumen de su voz, nos ponían a Hortensia y a mí en estado de pánico. Teníamos la sensación de que un día podría despertarse y salir iracundo a la calle a organizar una rebelión nacional. No creía ya más en las leyes ni el orden de un país que, según él, se venía abajo.
    —Tú naciste en Nueva York, eres ciudadano americano. Puedes irte de aquí sin problemas —le recordé, tratando de ofrecerle una alternativa. Mi comentario tuvo el efecto de una bofetada. 
    —Ustedes no me entienden. ¿Es que no les corre sangre por las venas? —me gritó exasperado, llevándose las manos a la cabeza. 
Resultado de imagen de revolucion en cuba    Se levantó con furia de la mesa y lanzó el plato del postre contra una esquina del comedor. Hortensia corrió a limpiar la mancha que había dejado en la pared, y con una mirada de súplica se aseguró de que me mantuviera callada. 
    —Déjalo, ya se le pasará —me pidió en voz baja, como una madre que protege al hijo de sus propios errores. 
    Si alguien sufría con la distancia abierta entre Gustavo y nosotras, era ella. Temía que su niño adorado se metiera en problemas. 
    —Si algo le sucediera ¿quién lo defendería? ¿Tres mujeres encerradas en una casona? — murmuraba. 

martes, 25 de febrero de 2020

HANNAH ARENDT

HANNAH ARENDT

"No hay pensamientos peligrosos, pensar es de por sí lo peligroso." - Hannah Arendt (1906-1975) Resultado de imagen de HANNAH ARENDT

CUANDO LOS PERROS ENVEJECEN. EN LA MENTE DE UN PERRO, de Alexandra Horowitz

CUANDO LOS PERROS ENVEJECEN. EN LA MENTE DE UN PERRO, de Alexandra Horowitz 

    "Cuando Pump estaba casi en los últimos días de su vida, toda una anciana, perdió peso, se le encaneció el hocico y solía hacer más paradas en nuestros paseos. Me daba cuenta de sus desengaños, de su resignación, de los impulsos que alentaba y de los que refrenaba; veía en qué se fijaba, cómo se controlaba, cómo se tranquilizaba. Pero cuando la miraba a la cara, a los ojos, se convertía de nuevo en un cachorro. Veía destellos de aquel perro sin nombre que con tanta sumisión permitió que le pusiera un collar demasiado grande, que así lo sacara de la perrera y me lo llevara andando a lo largo de muchas manzanas hasta llegar a casa. Y a partir de entonces, miles de kilómetros.

    Después de conocer a Pump, y de perder a Pump, conocí a Finnegan. No puedo aún imaginar que no conozca a este nuevo personaje, que se apoya en mis piernas, que roba pelotas, que me calienta las rodillas. Es completamente distinto de Pump. Pero lo que ella me enseñó hace que cada momento que paso con Finnegan sea infinitamente más cálido y agradable."

lunes, 24 de febrero de 2020

URSULA K LE GUIN

URSULA K LE GUIN 
Resultado de imagen de URSULA K LE GUIN
«Por debajo de la memoria y la experiencia, por debajo de la imaginación y la invención, por debajo de las palabras hay ritmos ante los que la memoria, la imaginación y las palabras se ponen en marcha; la tarea de quien escribe es ahondar lo suficiente para sentir ese ritmo y dejar que ponga en marcha la memoria y la imaginación para que estas encuentren las palabras».

lunes, 17 de febrero de 2020

Thomas Bartholin

THOMAS BARTHOLIN

"Sin libros, Dios está silencioso, la justicia dormida, las ciencias naturales paradas, la filosofía coja, las letras mudas y todas las cosas envueltas como en unas heladas tinieblas".


jueves, 13 de febrero de 2020

TRES PERIODISTAS EN LA REVOLUCIÓN DE ASTURIAS. OCTUBRE ROJO EN ASTURIAS, de José Díaz Fernández

TRES PERIODISTAS EN LA REVOLUCIÓN DE ASTURIAS. OCTUBRE ROJO EN ASTURIAS, de José Díaz Fernández 

Resultado de imagen de JOSEP PLA, Tres periodistas en la revolución de Asturias    "En la plaza de Mieres se registraron escenas impresionantes. Después de rendirse los guardias de Asalto, las masas pedían que dos de ellos, famosos por su dureza en reprimir manifestaciones, les fueran entregados. El comité se negó a ello. Estos dos guardias estaban heridos y había que trasladarlos al hospital de sangre. Cuando la multitud los vio llegar a la plaza, protegidos por algunos obreros, se destacaron hasta diez escopeteros que los reclamaban para rematarlos. Los obreros tuvieron necesidad de cubrirles con sus cuerpos para que no disparasen sobre ellos. Pero uno de los guardias, en un acceso de pánico, con el uniforme desgarrado y cubierto de sangre, quiso huir rompiendo el cerco de los que le protegían. No bien lo había hecho cuando cayó muerto de dos tiros de escopeta."

lunes, 10 de febrero de 2020

EL PILOTO QUE SALVÓ SU VIDA, OCTUBRE DE 1937. YO FUI PILOTO DE CAZA, de Francisco Tarazona

EL PILOTO QUE SALVÓ SU VIDA, OCTUBRE DE 1937. YO FUI PILOTO DE CAZA, de Francisco Tarazona

Imagen relacionada
    "Hoy bombardearon Gijón varias veces, una vez más después de muchas. Estamos atacando a los bimotores, cuando llegan los cazas. No nos dejan continuar. Los bombarderos pueden empezar tranquilamente a realizar su trabajo de destrucción. Comienzan a arder barcos y casas, y a volar tramos del muelle. Entre tanto, a nosotros se nos va todo el tiempo en subir, bajar, meter gases, picar a la vertical. Tirar la palanca para subir al cielo y apretar los gatillos al ver pasar una marca enemiga. No puede decirse que entable combate con un caza. A nosotros nos toca huir. Huir, y, al mismo tiempo, permanecer en el aire, en el área de combate.

    Hemos tenido —como dijo Toquero— que salvar el pellejo y guardar la ropa. Un bombardero que se ha separado de la formación es alcanzado por Huerta y Llorente. Éste va pegado a la cola del Junkers, cuando varios Heinkel 70 se dejan caer para atacarlo. Meto rápidamente el pedal derecho, y la nariz de mi «Mosca» hace frente al fuego de ellos. Pasan como rayos. Huerta los ha visto y se defiende. Llorente juega con su «Chato» en metro y medio de espacio.

    De repente, siento que me tocan y que el motor empieza a ratear. Me escapo, y vuelvo rápidamente al campo con el motor echando gran cantidad de humo. Estoy virando con el tren de aterrizaje bajado, cuando aparece a mi izquierda un Me 109. Pienso que me derribará. Logro aterrizar. Sin quitarme el paracaídas, salto del «Mosca» y echo a correr buscando dónde protegerme del ametrallamiento de mi perseguidor. A poco, desisto de hacerlo; el paracaídas me pega en las corvas a cada paso que doy, doblándomelas, Me desabrocho desesperadamente sus amarres y me lo coloco encima de la cabeza. En ese mismo momento, el Me 109 pasa disparando sus ametralladoras. Las balas levantan surtidores de tierra a mi alrededor, pero no me tocan. Tiro el paracaídas y vuelvo a correr. Siento que mis pulmones van a estallar. Logro echarme a la acequia que bordea el campo. El piloto alemán se olvida de mí y se dedica al «Mosca», pero no logra meterle ni una sola bala.

    Siento como si hubiera vuelto a nacer; la vida, a pesar de todo, es una cosa muy buena. Hubiera sido más fácil derribarme que dejarme escapar ileso. Hoy es mi día de suerte. Si me vuelvo a ver en las mismas, no lo cuento, por más novato que sea el piloto que me toque."

miércoles, 5 de febrero de 2020

MOTIVACIONES PARA ESCALAR. KURTYKA, de Bernadette MacDonald

MOTIVACIONES PARA ESCALAR. KURTYKA, de Bernadette MacDonald 

Resultado de imagen de KURTYKA    "...Su motivación inicial para escalar la cara oeste del Gasherbrum IV se arraigaba, como de costumbre, en la estética la arquitectura de aquella montaña le hipnotizaba el misterio de la pared le empujaba. La elegancia de la línea de ascensión le hipnotizaba. Cada movimiento, cada problema, cada solución de aquella larga y comprometida ascensión resultó ser un acto de creación. Su decisión de escalarla en estilo alpino fue la conclusión inevitable porque solo el estilo alpino podría ofrecerle la suprema relación creativa con aquella montaña: "cuando depositamos nuestra confianza en una montaña absurdamente bella somos fieles a nuestra vocación", escribió. "Por eso siento que escalar es una de las tareas más motivadoras y vivificantes de mi existencia. Es la droga del montañismo, la liberación"

EL ORDEN MUNDIAL TRAS LA GRAN GUERRA. LOS VENCIDOS, de Robert Gerwarth

EL ORDEN MUNDIAL TRAS LA GRAN GUERRA. LOS VENCIDOS, de Robert Gerwarth 

Imagen relacionada    "...la transformación de todo un continente previamente dominado por imperios terrestres en un continente formado por «estados nacionales». Esa cuestión tan sólo pasó a ocupar un papel primordial para la Gran Guerra en las fases finales del conflicto. Ni Londres ni París habían ido a la guerra en 1914 con el propósito de crear una «Europa de naciones», y la destrucción de los imperios continentales tan sólo se convirtió en un objetivo explícito de la guerra a partir de los primeros meses de 1918.
    Vale la pena recordar la magnitud de aquella transformación: cuando la Primera Guerra Mundial concluyó oficialmente con una victoria de los Aliados, tres imperios continentales dinásticos gigantescos, y con siglos de antigüedad —los imperios otomano, austrohúngaro y ruso— desaparecieron del mapa. Un cuarto, la Alemania imperial, que se había convertido en uno de los grandes imperios continentales durante la Gran Guerra al conquistar enormes territorios en Europa Central y Oriental, se vio considerablemente reducido, despojado de sus colonias de ultramar y transformado en una democracia parlamentaria, y con lo que muchos alemanes de todo el espectro político denominaban una «frontera sangrante» al este. Y tampoco es que los imperios vencedores de Europa Occidental no se vieran afectados por el cataclismo de la guerra: Irlanda había vivido una fallida sublevación nacionalista en 1916, pero al final logró la independencia en 1922 tras una sangrienta guerra de guerrillas contra las fuerzas británicas. En otros lugares del mundo, desde la India hasta Egipto, los incipientes movimientos nacionalistas tuvieron como fuente de inspiración el discurso público sobre el «desarrollo autónomo» y la «autodeterminación nacional» planteado (con intenciones muy diferentes) tanto por Woodrow Wilson como por Lenin, el líder de los bolcheviques rusos. Los portavoces de los pueblos que aspiraban al reconocimiento de su derecho a tener su propio Estado, entre ellos los sionistas, los armenios y los árabes, viajaron a París para promover sus reivindicaciones de «autodeterminación». Otros nuevos actores, como el primer Congreso Panafricano, exigían lo mismo, mientras que un vietnamita, segundo chef de cocina del hotel Ritz de París, Nguyeễn Sinh Cung (más conocido por su futuro nombre de guerra, Hô Chi Minh), le escribía una carta a Woodrow Wilson para exigir la independencia de su país.

Imagen relacionada    En última instancia, aquellos pequeños movimientos no europeos de descolonización iban a llevarse una decepción ante los resultados de la Conferencia de Paz de París, dado que únicamente se concedió la «autodeterminación nacional» a algunos de los estados europeos sucesores que gozaban del favor de los Aliados, pero se le negó a todos los demás. La decepción muy pronto se transformó en activismo violento: en Egipto, en la India, en Irak, en Afganistán y en Birmania, Gran Bretaña reaccionó al descontento imperial con una fuerza considerable, mientras que, a lo largo de las décadas siguientes, Francia tuvo que luchar contra la resistencia a sus ambiciones imperiales en Argelia, Siria, Indochina y Marruecos. Pero fue en Europa Centro-oriental y en los antiguos territorios del derrotado Imperio otomano donde los efectos de una guerra perdida y la implosión de las estructuras imperiales se dejaron sentir con mayor intensidad, y de una forma muy inmediata. Tras la desintegración de los imperios continentales, de sus ruinas surgieron diez nuevos estados: Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Checoslovaquia, Austria alemana, Hungría, Yugoslavia y Turquía, ya firmemente asentada en Asia. Mientras tanto, en el Levante árabe, que durante siglos había sido gobernado por los otomanos, Gran Bretaña y Francia se inventaban nuevos «estados»: Palestina, Transjordania (Jordania), Siria, Líbano y Mesopotamia (Irak) iban a convertirse en «protectorados» por mandato de la Sociedad de Naciones, administrados por Londres y París"

lunes, 3 de febrero de 2020

EN LA MENTE DEL PERRO, de Alexandra Horowitz

EN LA MENTE DEL PERRO, de Alexandra Horowitz

    "...Creer que lo que el perro piensa no es más que una forma basta de discurso humano no hace justicia al animal. Y con toda su magnífica y amplia variedad de formas de comunicarse, lo que me lleva a ver el tesoro que ocultan los perros es el propio hecho de que no empleen el lenguaje. Tal vez su silencio sea uno de sus rasgos más atractivos. No el mutismo, sino la ausencia de ruido lingüístico. Un momento de silencio compartido con el perro no tiene nada de incómodo: la mirada del perro desde el otro lado de la habitación; dormir echados uno al lado del otro. La conexión más plena se establece cuando se detiene el lenguaje." 

viernes, 31 de enero de 2020

SIENDO CON LA MONTAÑA, de Kei Taniguchi

SIENDO CON LA MONTAÑA, de Kei Taniguchi

"No me gusta llegar apresuradamente a un destino, alcanzar la base de la montaña en el menor tiempo posible y empezar inmediatamente a escalar. Para mi, esa forma de proceder es como entrar en casa de alguien con los zapatos sucios. Prefiero, por el contrario, llamar a la puerta de la montaña, saludarla, hablar con ella hasta comprendernos mejor la una a la otra, y solo entonces tratar de alcanzar su corazón." 

DE LA CARTA DE LILLIAN HELLMAN AL COMITÉ DE ACTIVIDADES ANTIAMERICANANTIAMERICANAS. TIEMPO DE CANALLAS, de Lillian Hellman

DE LA CARTA DE LILLIAN HELLMAN AL COMITÉ DE ACTIVIDADES ANTIAMERICANAS. TIEMPO DE CANALLAS,  de Lillian Hellman 

Resultado de imagen de LILLIAN HELLMAN AL COMITÉ DE ACTIVIDADES ANTIAMERICANA"...hacerle daño a gente inocente que conocí hace muchos años para salvarme yo misma es, en mi opinión, un acto inhumano, indecente y deshonroso. No he de recortar mi conciencia para estar a la moda de este año, a pesar de que hace ya tiempo decidí que mi personalidad no se adecuaba a la política, prefiriendo por ello no pertenecer a ningún grupo o partido."  

jueves, 30 de enero de 2020

DESPUES DE ESCALAR. KURTYKA, de Bernadette MacDonald

 DESPUES DE ESCALAR. KURTYKA, de Bernadette MacDonald 

Resultado de imagen de KURTYKA    "Independientemente de que el resultado hubiera sido éxito o fracaso, Voytek volvía de cada aventura alpinistica con una perspectiva nueva sobre la vida diaria. 'Las montañas actuaban como una especie de escoba gigante que barría toda la basura, todas las trivialidades, todas las cargas que transportaba conmigo procedente de neurótica vida cotidiana. Volvía de esas montañas transformado en una persona limpia e inmaculada'. Se hizo más receptivo a la belleza de la vida y del mundo que le rodeaba, aprendió a aceptar mejor las realidades de la vida, volverse mayor, más débil, enfermo. Le impactó algo que oyó al escalador esloveno Tomás Humar: 'Escalo montañas para mi alma. Cada escalada es una historia en sí misma. De cada una de ellas vuelves cambiado. Te haces más consciente y eso es lo más importante . Y si disfrutas del recorrido el resto es superfluo"

LA ORGANIZACIÓN DEL MURO DE BERLÍN. BERLÍN, 1961, de Frederick Kempe

LA ORGANIZACIÓN DEL MURO DE BERLÍN. BERLÍN, 1961, de Frederick Kempe 

Imagen relacionada    "Conversando con el embajador de la Alemania Federal en Moscú Hans Kroll, Jrushchov le diría: «No quiero ocultarle que fui yo quien dio la orden final. Es cierto que Ulbricht llevaba mucho tiempo presionando, y que en los últimos meses lo hacía con vehemencia creciente, pero no tengo intención de ocultarme detrás de Ulbricht». A continuación Jrushchov bromeó con Kroll diciendo que Ulbricht era demasiado débil como para llevar a cabo un plan como aquél. «El Muro desaparecerá algún día, pero sólo cuando los motivos que han llevado a su construcción hayan desaparecido también», le dijo Jrushchov a Kroll.

    La decisión de Jrushchov había sido agónica. El líder soviético era consciente de que la medida tendría una gran repercusión en la reputación global del socialismo. «¿Qué debería haber hecho?», se preguntaría más tarde. «Era una evidencia que, de no detener el flujo masivo de refugiados, la economía de la Alemania del Este se habría derrumbado. Sin embargo, tan sólo disponíamos de dos tipos de contramedidas: cortar el tráfico aéreo o construir el Muro. La primera habría provocado un serio conflicto con Estados Unidos que posiblemente habría desembocado en una guerra, un riesgo al que no podía ni quería exponerme. Así pues, el Muro era la única solución que nos quedaba.»[6] (Sergéi N. Jrushchov, Creation of a Superpower, 454-455; Kroll, Lebenserinnerungen, 512, 527; Nikita S. Jrushchov, Khrushchev Remembers: The Glasnost Tapes, 169.)

    Después de que Jrushchov comunicara su decisión sobre Berlín Este, Kvitsinsky localizó a Ulbricht en la Volkskammer, donde asistía a una sesión del parlamento unicameral de la Alemania del Este, cuyas decisiones, como sucedía con casi todo lo demás en el país, obedecían a sus dictados.

    Pervujin le comunicó a un satisfecho Ulbricht que tenía el visto bueno de Jrushchov para empezar con los preparativos prácticos para cerrar la frontera berlinesa, pero que debía actuar con el mayor secretismo. «De cara a Occidente, debe ser una operación rápida e inesperada», dijo Pervujin.

    Con un silencio asombrado, los dos soviéticos escucharon a Ulbricht recitar sin atisbo de emoción los detalles de lo que era ya un plan meticulosamente concebido.

    La única forma de cerrar la frontera lo bastante rápido, dijo Ulbricht, y sin perder el elemento sorpresa, era utilizando una ingente cantidad de alambre de púas y alambrada. El líder de la Alemania del Este sabía perfectamente dónde conseguirlos y cómo trasladarlos a Berlín sin alertar a los servicios de espionaje occidentales. Justo antes de cerrar las fronteras, ordenaría la detención completa del metro y el tren elevado, dijo. Instalaría un gigantesco muro de cristal irrompible en la estación de tren de Friedrichstrasse, por la que pasaba la mayor parte del tráfico entre las dos partes de Berlín, para que los berlineses del Este no pudieran montar en los trenes que se dirigían al Berlín Oeste y escapar así al cierre.

    Los soviéticos no debían subestimar la dificultad de cerrar la frontera, le dijo Ulbricht a Pervujin. La acción tendría lugar durante las primeras horas de la mañana de domingo, cuando el tráfico a través de la frontera sería menor y la mayoría de berlineses se hallarían fuera de la ciudad. Los 50 000 berlineses del Este que trabajaban en Berlín Oeste durante la semana, los llamados Grenzgänger o «cruzafronteras», estarían pasando el fin de semana en casa y quedarían atrapados en la trampa de Ulbricht.

    Ulbricht declaró que tan sólo compartiría los detalles de la operación con un puñado de sus lugartenientes de confianza: el jefe de seguridad del Politburó Erich Honecker, que dirigiría la operación; el jefe de Seguridad Estatal y jefe de la policía secreta Erich Mielke; el ministro del Interior Karl Maron; el ministro de Defensa Heinz Hoffmann, y el ministro de Transportes Erwin Kramer. Ulbricht dijo que una sola persona, su guardaespaldas jefe, sería la encargada de entregar en mano las novedades sobre los preparativos a Pervujin y Kvitsinsky."