Ver Viajes del Mundo en un mapa más grande

lunes, 17 de enero de 2022

LOS QUE CAMBIARON Y LOS QUE MURIERON, de Barbara Comyns

 LOS QUE CAMBIARON Y LOS QUE MURIERON, de Barbara Comyns



Tenemos, en esta ocasión, un libro que ha permanecido extrañamente desaparecido durante muchos años. Se editó en 1954, sobre recuerdos de infancia de la autora. Aunque eso, ahora, es lo menos. Merece estar en las estanterías de nuestras librerias por si mismo.

El caso es que es una novela corta deliciosa, una novela con la característica de la ingenuidad en de la voz narradora, pero debajo de esa voz se advierte a una dinamitera de las relaciones sociales ya muy herrumbradas en ese 1911 en el condado de Warwick que nos describe. Por que los personajes son varios, unos dentro de la familia Willoweed y otros fuera. Las miserias de todos aparecen expuestas con mordacidad pero sin regodeos excesivos. El comienzo es singular, el centro de la narración es una enfermedad y el final acaba haciendo un poco de justicia. Pero en las tres la abuela Willoweed es la que maneja a todo el mundo con su agriado carácter, una manipuladora de libro. Y los demás andan en torno a ella, unas veces de frente y otras por detrás, pero todo con bastante humor. En la lectura se agradece que no se inflen artificialmente las historias secundarias, ni que se dramaticen mas de la cuenta las muertes. Incluso el humor general de la obra les da una patina de ligereza, cuando podría derramarse alguna que otra lagrima justificada. 

Con personajes bien perfilados, donde la abuela es una bruja malévola muy bien retratada, resulta una novela corta en lo que me recuerda a esas historias como "Arriba y abajo": ¿os acordáis de aquella serie de la BBC? ¿Llegasteis a leer la novela? Pues esta obra es un poco de Arriba y abajo, con algo mas que señores y servidumbre y varios escalones entre los de arriba y los de abajo. Un entretenimiento con carga subterránea para hacer explotar esas relaciones sociales cargadas de maldad e hipocresía que, por otra parte, ya no se sostienen. El condado de Warwick es uno de los mas antiguos de Inglaterra, tiene casi mil años porque fue creado en 1088, y es uno de los pocos que se podia adquirir por via femenina. Parece el origen de toda esa servidumbre que se nos muestra tan asfixiante, objeto de la critica de la autora. La enfermedad parece inspirada en algo ocurrido en un pueblo del sur de Francia, en 1951: el mismo origen que cuenta el libro, y que no os desvelo.

Novela que pide ser leida de un tiron en cuanto de abren sus primeras paginas, te lo imaginas todo en seguida y quieres saber desde muy pronto lo que les pasa a unos y a otros, lo tipico de buena historia.

viernes, 14 de enero de 2022

DIARIO IRLANDES, de Heinrich Böll

 DIARIO IRLANDES,  de Heinrich Böll

Böll es un escritor alemán que se comprenderá bastante bien teniendo en cuenta los años de nacimiento y muerte: del 1917 a 1985. Así que paso su juventud en medio del nazismo, participo en las penurias de la guerra y posterior reconstruccion de la Republica Federal de Alemania. No llego a vivir la reunificacion. Ni la desaparicion de la Guerra Fría.

La obra de hoy es un diario de viaje por la isla irlandesa en los años 50. He estado yo mismo dos veces en ella, una por espacio de un mes en furgoneta, y la segunda por la capital. Irlanda, como se encarga de recordarnos Böll, es el único pais de Europa, la única cultura propia y diferenciada, que no se ha expandido violentamente por otros pueblos. Bien sabida es la opresión inglesa durante siglos, opresión hasta la abyección. Opresión a veces, inhumana. Leer la historia de este pueblo es muy interesante. Y parece que, buscando un lugar de paz, un lugar donde no hubiera señales de expansionismos nacionalistas, Böll pensó en un pais rico culturalmente, un pais con un lenguaje fácil de entender (el ingles), un pais que le sacara de la miseria ideológica del nacionalsocialismo y su recuerdo, de los avatares de la guerra y la humillante postguerra. Un lugar barato para un escritor de un pais arruinado (porque Irlanda ha sido tirando a pobre hasta los años 90). Con estas premisas, Böll se llevo a la familia un verano del año 54 a pasar las vacaciones, y aun parece que posteriormente vivió allí por temporadas. El libro se publico en 1957.

Böll nos habla de la Irlanda propia de esas fotos tan interesantes de hace mucho tiempo, la Irlanda en blanco y negro. Es un libro de viajes, y para un escritor, fabuloso. Su mirada sobre lo que ve es muy genuina: va a los sitios tan típicos del paisaje irlandés, pero no los trata como un tópico. Para este Premio Nobel del año 1972 es imposible. Ya lo había leído en Retrato de grupo con señora, un libro interesante. Aquí el estilo y la mirada lo es todo: él es un extranjero, un alemán de la reciente guerra, y no lo esconde. Y mira que las historias de irlandeses pueden ser divertidas. Pero además de eso, uno se queda con esa mirada casi nostálgica de lo que le hubiera gustado vivir con mas intensidad: gente curiosa, anécdotas divertidas, historias de familias que se repiten en un contexto de pobreza, como se las apaña la gente con un sueldo magro, unas costumbres rurales llenas de humor y una iglesia con la que hay lidiar por los pecados de cada dia. Y es cierto, es la sensación con la que uno abandona la isla después de haber dormido en ella, haber pasado por ese clima tan loco, bebido en sus acogedores pubs, hablado con una gente mas abierta que la inglesa... El Dublin de Böll no es el de ahora, la Irlanda de de Böll es difícil de reconocer, pero siempre nos quedara la actitud del autor que busca en el paisaje natural, y el paisaje humano, un consuelo y un descanso de cosas peores. Por ejemplo, uno de los temas mas recurrentes es el de la inmigración: lo trata con sentimentalismo a veces, pero no con desasosiego. Se nota que le han contado muchas historias de esas. Pero no le pilla de nuevas: de una historia genocida y cruel, de la miseria económica y la pena de la inmigración también se sale, y se saldrá.

HEIDA. UNA PASTORA EN EL FIN DEL MUNDO, de Steinunn Sigurdardottir

 HEIDA. UNA PASTORA EN EL FIN DEL MUNDO



Heida es un libro autobiográfico, con la ayuda de una periodista, de una ganadera islandesa. Heredó el trabajo, compró el negocio a sus padres. Pudo haber sido otras cosas, entre ellas modelo internacional o afable esposa del ganadero que llevara sus tierras. Pero no, decidió hacerlo por si misma, y de todo eso va el libro. Va de vocación, de independencia, de libertad y de compromiso con la Tierra heredada, con el patrimonio humano del valle en el que se viven ella, su madre y su rebaño de ovejas. Es muy fácil de leer, un lenguaje directo, muy descriptivo, como una conversación. Con subidones y bajones de animo de la protagonista. Con compromisos políticos, que no partidistas. Si algo hubiera deseado conocer mejor, es la lucha que entabla contra una empresa hidroeléctrica para salvar sus tierras y sus derechos al agua, porque en España ocurre algo parecido últimamente con el despliegue continuo de molinos de viento y paneles solares. En todo caso, verifica bien las mentiras y mal proceder en este tipo de empresas.
Heida tiene una pagina de Facebook por si alguien, además, quiere visualizar su trabajo. Se llama Heida Gudny Asgeirsdottir. En Islandia fue un bestseller y en Pamplona, al menos, es un libro bien vendido.

HEIDA, UNA PASTORA EN EL FIN DEL MUNDO, de Steinunn Sigurdardottir. En Ed. Capitan Swing. Unas 320 paginas de un libro escrito en 2017 y publicado en España dos años despues